Modelos de negocio

En este momento de cambios de paradigma a nivel global, acertar con un modelo de negocio que funcione produce una gran satisfacción, ya que, en un “río tan revuelto” es difícil encontrar una identificación que permita tener la sensación de seguridad de que un modelo determinado de negocio va a funcionar en el mercado internacional.

En las empresas que inician un proceso de internacionalización, por una parte las oportunidades que se vislumbran, a priori, son exponenciales. Cada paso que se da, la sensación que produce es de un mercado expansivo y al alcance de la mano. Es el Gran Mercado, aunque todos los grandes compiten en él, por lo tanto existen muchas ilusionantes oportunidades, pero seguramente ya ha llegado uno antes que tú.

La tecnología interconecta a las personas, y por defecto,  el comercio internacional. En todo este grandísimo potencial latente, surge la pregunta: ¿pero qué modelo de negocio establecemos a nivel estratégico? Es una pregunta muy difícil de contestar.

Aparentemente existe una estandarización de los gustos y los procedimientos en los mercados locales de cada país, pero esta afirmación está muy lejos de ser real. Cada mercado tiene una idiosincrasia diferente y cada grupo de consumidores una cultura consumista. Sin embargo, los estrategas deben encontrar la manera de establecer procesos estandarizados, ya que en toda empresa se debe establecer una economía de escala, disminuir los costes unitarios cada vez más y expansionarse cada vez a más mercados, con lo que conlleva una inversión progresiva. Por supuesto si la empresa crece a un ritmo “logarítmico” será mucho mejor que “exponencial”, este primero es un ritmo mucho más suave y continuado en el tiempo.

Como conclusión, todo el mundo debe definirse en el mercado: somos productores, somos distribuidores, somos representantes…lo que sea, pero la conyuntura actual en el mundo tiende a desarrollar comportamientos polifacéticos en las personas y en las empresas. En un momento dado, la empresa puede optar por un modelo distinto al que hasta ahora era su rol habitual, pero desempeñando funciones distintas de las conocidas, resulta que, precisamente por ello, la supervivencia en el mercado está asegurada y proporciona a la empresa una motivación necesaria para continuar con buena salud financiera.

 

Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS DE INTERÉS y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>