Jóvenes y mercado laboral: ¿mal endémico en España?

Fuente: ahoraeducacion.com

El análisis del mercado laboral para los jóvenes tiene un gran interés económico y social. Los jóvenes son quienes deben impulsar los cambios en la sociedad, asumiendo un rol activo, aportando nuevas iniciativas y nuevos estilos de hacer las cosas. Son ellos quienes están mucho más preparados para desarrollar iniciativas adecuadas al presente y para poner en marcha procesos innovadores y de emprendimiento.

Sin embargo, en muchas ocasiones, los jóvenes no pueden desarrollar sus capacidades ni potencialidad por su imposibilidad de acceso al mercado laboral. Según las cifras que ofrecen la Organización Internacional del Trabajo, OIT (2010) y la Organización de las Naciones Unidas (2012), los jóvenes suponen aproximadamente el 20% de la población mundial y sus niveles de desempleo alcanzaban el 12,6% en 2010, eclipsando el índice de desempleo adulto, del 4,8%.

El total estimado de jóvenes parados era de 75,8 millones para el mismo año (ONU, 2012). No obstante, sus tasas de participación en el mercado de trabajo son muy variables en función de las zonas y los ciclos económicos. En la actualidad, por ejemplo, es de uno de los colectivos que más fuertemente está sufriendo las consecuencias de la crisis económica, en forma de desempleo y precariedad laboral.

Algunas consecuencias sociales del desempleo juvenil y que derivan en su imposibilidad de acceder a un sueldo digno son: dependencia económica, dificultades para su emancipación, falta de desarrollo de su potencial, desmotivación, etc. Todas estas circunstancias condicionan sus actitudes vitales reduciendo su iniciativa emprendedora y su motivación para desarrollar nuevas propuestas. Esto hace que incluso la Comisión Europea inicie su comunicación Iniciativa de Oportunidades para la Juventud (2011), cuestionándose si estamos en ¿Riesgo de una generación perdida?

Para el caso de España, y haciendo un análisis comparativo con el resto de países europeos, el desempleo juvenil es el más elevado de toda la Unión Europea.

GRÁFICO 3: TASA DE DESEMPLEO JUVENIL (%) PAÍSES EUROPA (MENORES DE 25 AÑOS) 2011

Fuente: Eurostat (2012).

Algunos otros países, como Irlanda (28.9%), Portugal (29,2%), Eslovaquia (33,6%) o Croacia (35,8%), presentan también tasas de paro juvenil muy elevadas, pero sus niveles de desempleo juvenil se sitúan por debajo de los españoles.

Según José García-Montalvo (2010), Catedrático de la Universidad Pompeu Fabra, el elevado desempleo juvenil en España responde principalmente a 3 causas estructurales:

  1. El escaso interés de los jóvenes por el emprendimiento.
  2. El desenfoque entre la formación recibida por los jóvenes y la demanda real del mercado laboral.
  3. La baja calidad actual de la educación en España (como muestra, por ejemplo, el Informe PISA, Programme for International Student Assessment, 2010).

Además, como se observa en el siguiente Gráfico 4, en los últimos años, y como efecto entre otros del impacto de la crisis económica, el diferencial de desempleo juvenil entre España y el resto de Europa se ha ido incrementando.

GRÁFICO 4: EVOLUCIÓN DE LA TASA DE DESEMPLEO JUVENIL (MENORES DE 25 AÑOS)  (%) EN ESPAÑA Y EUROPA

Fuente: Eurostat, 2012.

Mientras que en el año 2007 la diferencia entre ambas tasas de desempleo era de un par de puntos porcentuales (18,2% frente al 15,7%), en la actualidad el 46,4% de los jóvenes españoles se encuentran desempleados: más del doble que los europeos, cuya tasa se encuentra en el 21,4%.

Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS DE INTERÉS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario