CAMBIOS EN LA ACTIVIDAD EMPRENDEDORA

meapeteciacontarte.com

Esta semana cambiamos de tercio, hoy publicamos este post que trata sobre los cambios que se están dando en la actividad emprendedora.

La situación económica actual está incidiendo en todos los planos de la sociedad. El mercado laboral y el emprendimiento no escapan a ello. Se ha hablado mucho de que en momentos de crisis (y escasa financiación), las personas tienen más dificultades para desarrollar sus iniciativas emprendedoras. Sin embargo, también es cierto que en escenarios como el actual:

  1. Se abren nuevas oportunidades de negocio para las personas emprendedoras.
  2. El emprendimiento es una vía de escape a los altísimos niveles de desempleo y las escasas oportunidades de encontrar trabajos asalariados.

Es en este caso cuando suele hablarse de “emprendimiento como necesidad”. Y es cierto que éste es una buena vía para insertarse en el mercado de trabajo; pero también lo es que no tendría que ser en detrimento del “emprendimiento como oportunidad”.

Las iniciativas emprendedoras como oportunidad suelen generar mayores valores añadidos, mayor empleo, estar más adaptadas a las tendencias actuales de los mercados y crear una mayor innovación. Y para la propia persona emprendedora, suponen una oportunidad de independencia y autonomía, de aumentar sus ingresos o mejorar su estatus social.

Es cierto que hoy día las trayectorias profesionales de las personas son mucho más dinámicas, generando situaciones híbridas entre el desempleo, el empleo asalariado y el emprendimiento. Y esto hace que la frontera entre el emprendimiento como necesidad y como oportunidad sea, cuanto menos, difusa. Pero también lo es que tras buena parte de las iniciativas emprendedoras actuales, se esconden intenciones de un autoempleo muy básico. Como planteaban J.A. Moriano y F.J. Palací, son emprendedores situacionales, quienes “crean su empresa para huir de una situación de precariedad laboral o empujados por las circunstancias. El autoempleo sería para ellos un refugio que les permite tener un puesto de trabajo para ganarse dignamente la vida.”

Las últimas cifras del Informe GEM 2011 muestran que este emprendimiento por necesidad se incrementó en España un 36% el año 2011. De igual modo, las iniciativas emprendedoras puestas en marcha desde situaciones laborales de paro representaron un 24% en 2011, frente al 14% del 2010.

Desde FORTEC no creemos que el emprendimiento por necesidad sea malo. Al contrario. Sin embargo, sí creemos que el incremento de éste no tiene que ser en detrimento del emprendimiento como oportunidad. Tenemos que aspirar y fomentar que sea este último el que ocupe a nuestros jóvenes y personas más formadas, mejore nuestra competitividad y, a la postre, sea el nuevo motor de nuestra economía.

 

Daniel Budría

Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS DE INTERÉS y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario