Aprendizaje para toda la vida…

Es un axioma que suena muy bien y en principio la persona que lo aplica debería tener cierta ventaja sobre los demás. Las personas sabias que nos encontramos en el camino, la verdad que muy pocas, aplican esta frase como un mantra.

La realidad que ahora vivimos no permite entender la vida de otra forma. Nos enfrentamos por primera vez en la historia a lidiar con una cantidad ingente de información que no es fácil de digerir.

Las distintas generaciones que ahora convivimos muestran síntomas de una brecha digital enorme, además del acceso a un repositorio de información jamás contemplado. Los abuelos parecen totalmente de otra época, mientras que los nietos no se despegan de sus aparatos digitales.

¿Qué ocurre en las empresas? Nuestro sistema es competitivo, que no quiere decir competente…ojalá fuera así. Por lo tanto, parece que estamos condenados a estar siempre actualizados, como el software, la verdad que no veo mucha diferencia, al final se trata de programación. El sistema funciona con una programación.

Pero, insisto, qué pasa en las empresas. Puesto que el caudal de información es tan grande y tan rápido, cómo gestionamos todo esto. Todos tratamos de diferenciarnos del resto de competidores, tanto a nivel individual como colectivo. Tenemos claro que esa actualización pasa por aprender día a día, estar más cultivado, aprender más idiomas, ser coach, ser más digital…parece una locura, pero es la realidad de ahora.

Pero, ¿de qué tipo de aprendizaje en realidad estamos hablando? Al final tanto conocimiento, tantos datos e información….¿para qué? ¿Sirve para algo?….el sistema educativo nos muestra claramente que no sirve para nada. Teniendo las herramientas mínimas de aprendizaje, se trata de aprender experimentando, viviendo con consciencia la realidad que vivimos…no de adquirir conocimientos “ a peso” para engordar el curriculum y el portureo en las redes sociales.

Para evitar esta saturación informativa y gestionar la información, para eso sí que nos sirven las máquinas, la inteligencia artificial en big data, que nos hagan la vida más fácil y los humanos nos preocupemos de eso, de perfeccionar y aprender nuestra humanidad, que todavía tenemos mucho que aprender.

 

Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS DE INTERÉS y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario